¿Necesito un psicólogo en Madrid? ¿Necesito ayuda psicológica?

¿Cómo puedo saber si me hace falta ayuda psicológica para superar mis problemas emocionales?

¿Cómo reconocer si necesito ir a un psicólogo de Madrid, que me ayude a sentirme mejor? ¿Cuándo debo recurrir a un psicólogo?

A lo largo de la vida de una persona surgen multitud de circunstancias que nos crean problemas emocionales, alteran nuestro equilibrio mental, nos enfrentan a las personas que nos rodean y en definitiva, nos crean un alto grado de malestar psicológico. En estas situaciones, que por desgracia son más frecuentes de lo que quisiéramos, puede que nos hagamos la pregunta ¿necesito ayuda psicológica? ¿Debería  recurrir a un profesional? ¿Necesito un psicólogo que me ayude a enfrentarme a estos problemas?

Antes de contestar a estas preguntas, debe existir un estado previo, que es el de la aceptación de que tenemos un problema. A veces algo que para todos los que nos rodean es evidente, para nosotros mismos es más complicado de ver. Esto es debido a que nuestra percepción de la situación problemática puede verse alterada por distintos mecanismos de defensa.

necesito un psicólogo de Madrid

Los mecanismos de defensa son estrategias psicológicas inconscientes que ponemos en juego para enfrentarnos a la realidad, a veces para negarla, suavizarla o enmascararla, con la finalidad de no aceptar algún hecho que nos resulta doloroso. Algunas personas ante una ruptura amorosa traumática se niegan a aceptar la pérdida de su pareja negando la realidad (mecanismo de negación)  y viven pensando que volverá de un momento a otro. En otras ocasiones son mecanismos de desplazamiento, de racionalización, de sublimación etc. La consecuencia final es que estos mecanismos no nos dejan ver y aceptar un problema que para todos los demás resulta evidente. Bien por nosotros mismos o con la ayuda de nuestros seres queridos más cercanos seremos capaces de reconocer que tenemos un serio problema emocional. Es en este momento cuando surgen las preguntas formuladas al inicio. La respuesta a estas preguntas no es fácil porque los mismos mecanismos que nos impedían ver el problema nos pueden distorsionar la solución del mismo. “Seguro que con el tiempo se soluciona…”, “esto lo puedo superar yo sólo”, son respuestas que con frecuencia aparecen y que nos pueden desviar del camino de solicitar ayuda profesional.

Ahora bien, ¿qué señales de alarma debería tener en cuenta a la hora de decidir si recurrir a la búsqueda de un psicólogo? Estas señales de alarma pueden ser muy variadas:

  • La pérdida de control es un signo importante para recapacitar. Si en un momento dado no puedes controlar tus emociones (agresividad, tristeza) o tus impulsos (no puedes dejar de comer, te has hecho adicta al consumo de sustancias tóxicas o al juego o a las compras compulsivas) debes plantearte seriamente la posibilidad de pedir ayuda.
  • A veces pueden ser rasgos de carácter como la timidez que se han ido acentuando hasta convertirse en una fobia social que limita tu vida y tus actividades.
  • Síntomas somáticos que no están justificados por patologías orgánicas: cefaleas, palpitaciones, sudoración copiosa, diarreas, falta de aire, opresión precordial, hipertensión etc.
  • Cambios bruscos y frecuentes del estado de ánimo en una persona que normalmente tenía un comportamiento estable.
  • Las alteraciones del sueño, como el insomnio, son un síntoma constante en muchas alteraciones del estado de ánimo, que nos pueden alertar sobre un problema latente.
  • Dicen que la vida supera siempre a la mayor ficción, y por desgracia, así es y en muchas ocasiones nos encontramos ante situaciones trágicas e inesperadas, que nos sobrepasan completamente sin saber reaccionar.
  • Hay momentos en los que sientes que la vida no tiene sentido, que has perdido la ilusión, que te sientes vacío, sin alegría, sin ganas de vivir. Pueden ser momentos puntuales o puede ser el comienzo de una profunda depresión.
  • Estados de estrés, de ansiedad o de angustia que se perpetúan en el tiempo y no parece que se vayan a solucionar.
  • Hay muchas más señales de alarma que te deben hacer recapacitar y plantearte si tú eres capaz de soportar esa tensión o por el contrario ha llegado el momento de pedir ayuda psicológica, de consultar con un psicólogo que nos ayude a afrontar adecuadamente la situación. Como norma general podríamos decir que ante estas señales de alarma, deberemos recurrir a la ayuda del especialista, cuando ya has intentado por ti mismo solucionar los problemas y no lo has conseguido, y además estos problemas empiezan a interferir de forma importante en tu vida laboral, familiar y social.
  • Ese es el momento para que llames a un psicólogo y conciertes una cita. El simple hecho de tomar la decisión hará que te sientas aliviado.

En “Nuestro Psicólogo en Madrid” te ofrecemos todas las facilidades para dar ese primer paso. Con una sola llamada  de teléfono podrás concertar una cita, totalmente gratuita, sin ningún compromiso por tu parte, para que puedas explicar todo lo que sientes a un profesional y veas si te pueden ayudar. No sigas dudando, no dejes pasar ni un día más.

En tu mano esta dar el primer paso y hacer esa llamada:

 

Pide cita ahora

687 46 69 46